Con el uno...
Sección que te permitirá conocer a los porteros de la cantera del Hércules CF

Álvaro Ruvira es guardameta del Juvenil B del Hércules CF. Llegó a la entidad blanquiazul con tan solo diez años. Esta temporada comparte la portería con su otro compañero, Carles Balaguer. Ruvira se ha convertido en una pieza clave del equipo, dirigido por Francisco Sevilla, en estos primeros partidos de Liga. Hemos podido hablar con el jugador sobre el inicio de la competición, su experiencia como portero de fútbol y sobre el rival de este fin de semana, la UD Portuarios.

¿Qué balance haces de este arranque liguero?

El balance es positivo, dado que se trata de una categoría distinta para muchos de nosotros y adaptarse lleva su tiempo. No obstante, hasta el momento los resultados, como he dicho, son satisfactorios, aunque posiblemente mejorables.

Una victoria ante el GCD Sant Joan y un empate, la semana pasada, frente al Tavernes de la Valldigna. ¿Cómo se encuentra el equipo en estos momentos?

El equipo, desde un principio, ha estado siempre muy unido y con muchas ganas. Por ello, el último empate no ha cambiado nada esta situación.

¿Qué crees que os faltó en el partido ante el Tavernes para llevaros la victoria?

Para mí faltó, claramente, suerte de cara al gol. Por ejemplo, ya al descanso podríamos habernos ido con una diferencia bastante más abultada. De todas formas, nos quedamos con lo positivo, que es que el equipo mostró su mejor versión para tratar de llevarnos los tres puntos. Todo esto ante un equipo fuerte en defensa, que no quiso jugar el balón en ningún momento del partido y que al final solo se dedicó a perder tiempo. 

Estás siendo muy importante bajo palos para el equipo ¿cómo te sientes?

La verdad, es que me siento con mucha confianza y muy motivado para seguir aportando al equipo lo mejor de mí para conseguir nuestros objetivos. 

Cuéntanos como ha sido tu trayectoria como portero de fútbol.

Empecé a jugar al fútbol con cinco años en el Pinoso CF, el equipo de  mi pueblo. Jugaba con gente dos años mayor que yo. Estuve allí hasta categoría benjamín de segundo año, temporada en que ganamos la liga.

Al año siguiente, llegué al Hércules con tan solo diez años en categoría alevín, durante la temporada 2010/2011, cuando el equipo se encontraba en Primera división. Este mismo año ganamos la liga imponiéndonos al Elche CF.

Desde entonces, he pasado por todas las categorías del fútbol base del Hércules hasta este año, que me encuentro en el Juvenil B. 

 

¿Cómo está siendo tu experiencia en el Hércules CF?

Pues, la verdad es que he aprendido y mejorado mucho tanto en lo futbolístico como en lo personal. He tenido diferentes entrenadores, y cada uno de ellos me ha enseñado muchísimas cosas.

 

¿Qué es lo que te llamó la atención, en su momento, para defender la portería?

Yo, desde siempre he querido ser portero de fútbol. Es verdad que mi familia es muy aficionada a este deporte y pienso que eso ha condicionado esta situación. Es más, desde muy pequeño, siempre llevé camisetas de Iker Casillas, mi ídolo de la infancia.

 ¿Qué crees que diferencia al portero del resto del equipo?

El portero es diferente a todos los demás, como se ve a simple vista: podemos coger la pelota con las manos,  vestimos de una forma distinta, nos pasamos todo el tiempo entre los tres palos…

Además, para mí, el portero es la posición más difícil, porque en ocasiones todo el equipo depende de nosotros. Por ello, pienso que somos una figura imprescindible en el equipo.

También hay que decir que el portero debe estar preparado para dar respuestas inmediatas a situaciones reales de juego. Debe anticipar jugadas de ataque del equipo contrario con una buena comunicación con sus compañeros, dando órdenes claras, y mostrando un carácter fuerte y decidido. 

Esta temporada, el objetivo del Juvenil B es ascender a Liga Nacional, ¿crees que el equipo está preparado para ello?

Sin lugar a dudas. Somos un grupo muy bueno, que lleva tiempo unido. Además se nos han unido jugadores con experiencia en la categoría y con mucha calidad. Estoy seguro de que serán muy importantes para el equipo, tanto para transmitirnos esa experiencia, como para mejorar el grupo procedente del Cadete Autonómico del año pasado.

Excepto cuatro jugadores, la mayoría del equipo procede del Cadete A del Hércules CF tal y como tú has comentado, ¿qué opinas de la categoría?

Tanto en el primer partido como en el segundo, hemos podido observar que los equipos son muy fuertes físicamente y que para ganar debemos estar siempre al cien por cien. 

Próximo encuentro ante el UD Portuarios, ¿cómo ves este partido?

Lo único que sé de este equipo es que está formado mayoritariamente por juveniles de tercer año, y que será un equipo físicamente muy trabajado. A esto se le suma que jugamos en su campo, por lo que tendremos que estar “enchufados” desde el primer minuto. 

Y por último, ¿a qué crees que aspira el Juvenil B del Hércules CF esta temporada?

Como ya he dicho antes, el objetivo es pelear por el campeonato y, así, tener opciones de ascender a Liga Nacional. No obstante, es muy pronto y debemos mejorar muchísimo para poder decir esto de forma más convincente.

Fernando Castro llegó al Hércules CF esta temporada para lograr, junto al resto de sus compañeros, el ansiado ascenso a Liga Nacional. Tras las últimas jornadas, el Juvenil B no vive su mejor momento y se encuentra fuera de los Play Off. El encuentro de este fin de semana es clave para recobrar la confianza. Ahora mismo, son terceros y están a tan solo un punto del segundo y a cinco del primero. El conjunto dirigido por Reyes Ferrer ya pasó por una situación parecida, tras las vacaciones de Navidad, que los sacó de los puestos de privilegio para, más tarde, recuperar el liderato. Castro es guardameta del conjunto blanquiazul y con él hemos hablado sobre la temporada que está haciendo el equipo y el próximo encuentro frente al CD Salesianos.

Cómo valorarías la temporada que está haciendo el equipo en el Grupo VI de Primera regional Juvenil?

En general buena , tenemos un buen equipo, pero hemos tenido  algunos altibajos que debemos de corregir para lograr el ascenso.

¿Qué ha ocurrido en las últimas cuatro jornadas de Liga para que el equipo haya salido de los Play Off de ascenso a Liga Nacional?

En los últimos partidos nos ha faltado intensidad e ir a por los rivales desde el primer minuto, es una de las cosas que tenemos que mejorar.

El equipo ya pasó por un bache similar a principio de año, que logró superar y que lo devolvió a la primera plaza de la clasificación. ¿Cómo lograsteis darle la vuelta a esa dinámica negativa en ese momento?

Trabajando duro y con compromiso por parte de toda la plantilla.

Sois el tercer equipo del grupo con menos goles encajados (26) durante la temporada, por detrás de Kelme CF (23) y Lacross Babel (25). ¿Explícanos cómo es vuestro trabajo diario en los entrenamientos con el Juvenil B?

Un día a la semana entrenamos con un preparador de porteros y trabajamos diversos aspectos, y los días restantes trabajamos jugadas de estrategia, doble área, etc.

¿Cómo fue tu llegada al Hércules CF esta temporada?

En el mes de junio, del año pasado, hice una prueba para el Hércules con varios porteros. Tras varios días, me llamaron confirmando que hacía la pretemporada con el juvenil B.

¿Cuál ha sido tu trayectoria como guardameta?

Empecé con siete años jugando en el equipo del colegio  y a partir de ahí jugué en varios equipos los más destacables  el Alicante  C.F. donde estuve tres temporadas, el Jove de San Vicente una temporada y en Lacross Babel jugué las dos últimas temporadas antes de llegar al Hércules.



La presión que existe por tener que conseguir el objetivo del ascenso, ¿cómo se vive desde el punto de vista de un portero?

Los porteros estamos acostumbrados a jugar con presión  ya que un error nuestro tiene más repercusión que un error de un jugador de campo.


Próximo partido ante el CD Salesianos y con la obligación de ganar. ¿Cómo ves el partido frente al antepenúltimo clasificado?

Aunque es antepenúltimo no hay que confiarse, ya que los demás equipos se crecen cuando juegan contra nosotros. Por lo tanto, no hay ningún partido fácil  y no podemos cometer más errores.

¿Cómo ves la lucha por entrar en los Play Off?

La competición está muy igualada. Hay cinco o seis equipos luchando por los Play off. Si mejoramos algunos aspectos estoy seguro que lo conseguiremos, ya que tenemos un equipo  de mucha  calidad.

Y por último, ¿qué destacarías del Juvenil B del Hércules CF?

Somos una plantilla completa y con mucha calidad.

Álex Iglesias es portero del División de Honor del Hércules CF. Este murciano de 17 años lleva en la sangre eso de estar bajo palos, ya que su padre también fue guardameta. Su trayectoria futbolística ha estado marcada por su paso por el Real Murcia o el Elche CF. Ambos clubes le aportaron experiencia y madurez. También estuvo en la Selección Valenciana Sub 12.  No es la primera vez que Álex viste la elástica blanquiazul. Ya lo hizo en categoría Infantil. Su vuelta al Hércules CF está siendo bonita a la vez que dura, puesto que el División de Honor se encuentra a un punto del descenso. Sus señas de identidad son el trabajo y la ilusión. Como objetivos, se ha marcado salvar la categoría y poder entrenar, algún día, con el primer equipo del Hércules CF.

¿Cómo fueron tus comienzos como portero de fútbol?

Comencé en el equipo de fútbol sala del colegio, el Newton College, a los 9 años. Ahí comencé mi experiencia como portero. Jugué dos temporadas, en ambas fuimos campeones y recibí el premio al portero menos goleados. A mediados de octubre de 2007 fui a entrenar con el Elche CF Alevín B, pero como en aquella época ya tenían la plantilla cerrada con sus dos porteros, me cedieron al Zafiro CDC (actualmente el Celtic Elche). Allí empecé entrenando con el equipo B, pero a las pocas semanas me hicieron ficha con el A. Fue mi primera experiencia como federado en Fútbol 7.

¿Desde pequeño has querido estar bajo palos?

La verdad es que sí. La excusa que siempre ponía era que no me gustaba correr, pero realmente decidí ser portero porque mi padre lo fue en el Real Murcia CF. Por suerte he podido tener a una persona a mi lado que me ha enseñado y me ha entrenado en el jardín de mi casa cuando era pequeño. Todo lo que sé, ha sido gracias a él. Obviamente tengo que agradecer a algunos entrenadores de porteros que he tenido y me han ayudado a explotar esos valores que me ha enseñado mi padre. Aun así, siempre diré que él ha sido mi “entrenador”.

¿Cómo vive un guardameta, cada partido, desde la portería?

Un portero siempre sale al terreno de juego cargado de una gran responsabilidad, nervios y tensión, ya que es el último hombre en la defensa del equipo y tiene en sus manos la posibilidad de evitar un gol o no. Es un puesto complicado, que requiere de una gran fuerza mental para mantener la concentración durante los 90 minutos y soportar todo tipo de críticas.

Cuando acertamos somos uno más de los once que hay en el terreno de juego, pero cuando fallamos nos comen porque, como he dicho antes, somos los últimos y nuestro fallo es más notable que el de otro jugador de campo.

¿De qué manera podrías explicar cómo se siente un portero de fútbol cuando su equipo marca?

Los porteros siempre estamos solos, apartados. Tanto en los entrenamientos, ya que nuestro trabajo es específico y distinto al de los jugadores, como en el terreno de juego porque estamos en la otra punta del campo. Yo, como el resto de los porteros, celebro los goles solo, y en ese momento siento que tanto yo como mis compañeros nos hemos quitado un peso de encima. A todo eso hay que añadirle alegría, ya que el gol es la esencia del fútbol, a pesar de que mi función como portero sea evitarlo.

Has pasado por equipos como Real Murcia CF o Elche CF, ¿cómo ha sido tu experiencia en ambos clubes?

En el Real Murcia CF tuve una experiencia dura. Llegué al equipo de mi ciudad natal con mucha ilusión pero, por desgracia, a final de la pretemporada tuve una lesión que no me permitió entrenar durante dos meses. Al recuperarme, entrené muy duro, incluso con un preparador personal aparte del trabajo con el grupo, para poder llegar al ritmo del equipo. Por decisiones técnicas, no tuve la oportunidad de optar a muchos minutos, pero en ningún momento me planteé rendirme y continué trabajando cada día al máximo.

IMG-20141211-WA0009He de decir que, a pesar de ser campeones de la liga Cadete Autonómica, fue un año muy duro para mí. Al mismo tiempo, fue un año que me hizo madurar y ser fuerte mentalmente para poder afrontar cualquier tipo de situación. En el caso del Elche CF, he vivido momentos inolvidables que me han hecho mejorar tanto en el ámbito personal, como en el futbolístico.

Siempre agradeceré a este club las oportunidades que me ha dado y que si no fuera por ellos, no estaría aquí. He de agradecer a los entrenadores que he tenido en este club todo lo que me han enseñado y me han hecho mejorar, sobre todo a los entrenadores de porteros.

La pasada temporada estuviste en el Juvenil B del club ilicitano, ¿por qué decidiste venir al Hércules CF?

El año pasado comencé como guardameta del equipo C, que era lo normal para un portero de primer año. Pero a mitad de temporada me subieron al Juvenil B de Liga Nacional. Era un momento complicado, ya que el equipo se encontraba en puestos de descenso. Sin embargo, gracias al trabajo de todo el grupo conseguimos el objetivo de mantener la categoría. Acabé la temporada muy feliz y con ilusión para comenzar la siguiente. Durante la pretemporada ocurrieron muchas cosas raras y yo me encontré en una situación en la que no me sentía a gusto. Recibí la llamada del Hércules CF para entrenar con el División de Honor y pensé que sería una gran oportunidad para mí al ser juvenil de segundo año.

¿Cómo ha sido tu regreso al Hércules CF, club en el que estuviste en Infantil Autonómico?

Desde el primer día se me ha tratado bastante bien. He tenido la suerte de volver a competir con compañeros con los que ya estuve en la temporada de Infantil Autonómico y con otros compañeros de clubes ajenos al Hércules CF. También he de decir que tengo compañeros que no conocía y que me han tratado genial, desde el primer momento.

¿Cómo está siendo esta temporada en División de Honor?

Este año está siendo complejo. División de Honor es una categoría en la que no puedes relajarte en ningún momento. Todos los rivales son grandes equipos. Por tanto, cada partido es una final. Hemos tenido muchos fallos y hemos regalado algunos partidos. No obstante, pienso que, tácticamente, somos uno de los equipos con más calidad de la categoría. Pero debemos permanecer unidos y luchar por el compañero que tenemos al lado, en vez ser egoístas, para sacar esto adelante.

Hace un par de semanas destituyeron a Eusebio Aguirre como entrenador, ¿qué tal está yendo con el nuevo técnico, Jorge Olivares?

He de agradecer a Eusebio todo lo que ha hecho por mí, ya que me dio la oportunidad de estar en este equipo y debutar en División de Honor. Jorge es un entrenador que transmite seguridad, ya que tiene las ideas claras y sabe lo que quiere para el equipo. Es una persona capaz de detectar los fallos que tiene el equipo y corregirlos. Es normal que nos cueste adaptarnos a este cambio, pero creo que tendremos éxito si seguimos sus pasos y nos mantenemos unidos como una familia, más que como un simple grupo.

¿Cuáles crees que están siendo los puntos débiles del equipo para que esté a un punto del descenso?

Creo que nuestros puntos débiles son, principalmente, la falta de comunicación entre nosotros en el terreno de juego y la falta de concentración en momentos puntuales, sobre todo, a balón parado.

¿Este barco puede salvarse?

Por supuesto. Vamos a poner todo nuestro empeño para mantener la categoría. Esta situación no es nueva, en mi caso, y todos queremos que el Juvenil A se mantenga en la categoría en la que se merece estar, que es División de Honor.

Personalmente, ¿qué objetivos te has marcado para esta temporada?

Tengo una serie de ideas u objetivos, a largo plazo, como sería el de mantener la categoría o poder tener la oportunidad de entrenar con el primer equipo. Sin embargo, mi filosofía es la de ir partido a partido, entrenamiento a entrenamiento. Mi objetivo, ahora mismo, es ganarme la titularidad este fin de semana y obtener la victoria frente al Villarreal.

Luis Sempere es uno de los porteros del filial del Hércules CF. Aunque comenzó la Liga como suplente, poco a poco ha sabido hacerse un hueco en el once inicial. Tanto es así que desde hace dos semanas también entrena con el primer equipo. Luis llegó a la entidad blanquiazul, esta temporada, procedente del Huracán Valencia. El año pasado, con tan solo 18 años, ya pudo disfrutar de la experiencia de entrenar en Segunda B con Enrique Basauri, como entrenador de porteros. También fue convocado con el primer equipo del Huracán Valencia durante once jornadas. En estos últimos días hemos podido hablar con el guardameta blanquiazul sobre el Hércules B y su llegada al primer equipo.

¿Has querido ser portero desde pequeño?

Sí. Siempre. No recuerdo como, pero con cuatro años ya decidí ponerme bajo los palos. Llevaba los guantes puestos desde que salía de mi casa cuando iba a entrenar. Así que sí, desde muy pequeño.

¿Crees que a los porteros se les trata de distinta forma que al resto de jugadores?

Sí. Es muy distinto. El jugador de campo tiene un perfil más polifacético. En cambio, el portero tiene un puesto más específico y tiene como objetivo ser la última posibilidad del equipo para salvar el gol. Y, por supuesto, la mayor diferencia es la responsabilidad del puesto, que le exige lo máximo para todas las situaciones comprometidas del partido.

¿Os sentís más juzgados, sobre el terreno de juego, por el hecho de ser guardametas?

No, personalmente pienso que todos los jugadores son juzgados. Aunque en el caso de los porteros y de los delanteros más. Es lógico, ya que son los que determinan un partido y sus errores pueden restar o sumar puntos.

Has pasado por distintos equipos como Kelme, Elche o Alicante, ¿cuáles han sido tus peores y mejores momentos como jugador?

Mi mejor etapa, sin duda, fue el año pasado en Huracán Valencia donde hicimos una gran temporada en juveniles y tuve la oportunidad de estar once veces en el banquillo del primer equipo y trabajar día a día con muy buenos profesionales. Y también, mi etapa en el Alicante donde me forme durante seis años y fue la base de lo que soy ahora. Uno de mis peores momentos fue el descenso de Liga Nacional con el Villajoyosa.  Un descenso en el último partido de Liga es bastante duro.

Tras tu paso por Huracán Valencia, esta temporada aterrizas en el filial del Hércules CF, ¿cuáles han sido tus sensaciones como nuevo jugador blanquiazul?

Genial. Tenemos un grupo magnífico entre todos los jugadores y cuerpo técnico. No comencé la pretemporada con el equipo inicial, sino que fui de las últimas incorporaciones. Poco a poco he ido integrándome en el equipo y todo muy bien. Somos un equipo y me siento muy contento de estar con todos ellos.

Llevabais una mala racha de resultados en casa y, por fin, este domingo habéis ganado a domicilio, ¿hasta dónde puede llegar este equipo?

Desde el primer partido de Liga tenemos buenas sensaciones y estamos jugando muy bien. Por cuestión de jugadas puntuales no hemos tenido mucha fortuna, mucho acierto, lo cual hace que hayamos perdido puntos. El trabajo que estamos realizando es el correcto, solo tenemos que seguir por este camino, con confianza y trabajar duro para que la recompensa llegue de tres en tres. Este equipo puede llegar alto porque vale para ello y trabaja para ello.

Primero Villajoyosa y después Campello serán vuestros próximos rivales, ¿seis puntos vitales para empezar a mirar hacia arriba?

Sí. Lo primero era coger esa racha ganadora de dos partidos y ahora, por supuesto, a aumentarla. Aún así hay que ser conscientes de que el rival y el campo de esta semana es muy difícil y vamos a intentar sacar lo máximo de allí. Luego ya pensaremos en el Campello y en ver en qué puesto vamos. Lo fundamental es este partido e intentar seguir sumando de tres en tres.

Desde hace unas semanas entrenas con el primer equipo, ¿qué tal está siendo la experiencia?

Como es lógico, estoy muy contento de trabajar con ellos y seguir aprendiendo. Estoy aprovechando la oportunidad de entrenar a ese nivel y disfrutar de la experiencia.

¿Cómo te encuentras trabajando junto a Chema e Iván?

Muy a gusto con ellos y con Balaguer. Siempre tratan de ayudarme a mejorar técnicamente, corregir errores o cualquier duda que tengo para así poder seguir mejorando.

Si pudieras volver atrás en el tiempo, ¿volverías a elegir ser portero?

Sí, sin duda. Estoy haciendo lo que más me gusta y soy muy feliz así.

Conéctate