Álex Iglesias: “Debemos permanecer unidos y luchar por el compañero que tenemos al lado”

Álex Iglesias: “Debemos permanecer unidos y luchar por el compañero que tenemos al lado”

Álex Iglesias es portero del División de Honor del Hércules CF. Este murciano de 17 años lleva en la sangre eso de estar bajo palos, ya que su padre también fue guardameta. Su trayectoria futbolística ha estado marcada por su paso por el Real Murcia o el Elche CF. Ambos clubes le aportaron experiencia y madurez. También estuvo en la Selección Valenciana Sub 12.  No es la primera vez que Álex viste la elástica blanquiazul. Ya lo hizo en categoría Infantil. Su vuelta al Hércules CF está siendo bonita a la vez que dura, puesto que el División de Honor se encuentra a un punto del descenso. Sus señas de identidad son el trabajo y la ilusión. Como objetivos, se ha marcado salvar la categoría y poder entrenar, algún día, con el primer equipo del Hércules CF.

¿Cómo fueron tus comienzos como portero de fútbol?

Comencé en el equipo de fútbol sala del colegio, el Newton College, a los 9 años. Ahí comencé mi experiencia como portero. Jugué dos temporadas, en ambas fuimos campeones y recibí el premio al portero menos goleados. A mediados de octubre de 2007 fui a entrenar con el Elche CF Alevín B, pero como en aquella época ya tenían la plantilla cerrada con sus dos porteros, me cedieron al Zafiro CDC (actualmente el Celtic Elche). Allí empecé entrenando con el equipo B, pero a las pocas semanas me hicieron ficha con el A. Fue mi primera experiencia como federado en Fútbol 7.

¿Desde pequeño has querido estar bajo palos?

La verdad es que sí. La excusa que siempre ponía era que no me gustaba correr, pero realmente decidí ser portero porque mi padre lo fue en el Real Murcia CF. Por suerte he podido tener a una persona a mi lado que me ha enseñado y me ha entrenado en el jardín de mi casa cuando era pequeño. Todo lo que sé, ha sido gracias a él. Obviamente tengo que agradecer a algunos entrenadores de porteros que he tenido y me han ayudado a explotar esos valores que me ha enseñado mi padre. Aun así, siempre diré que él ha sido mi “entrenador”.

¿Cómo vive un guardameta, cada partido, desde la portería?

Un portero siempre sale al terreno de juego cargado de una gran responsabilidad, nervios y tensión, ya que es el último hombre en la defensa del equipo y tiene en sus manos la posibilidad de evitar un gol o no. Es un puesto complicado, que requiere de una gran fuerza mental para mantener la concentración durante los 90 minutos y soportar todo tipo de críticas.

Cuando acertamos somos uno más de los once que hay en el terreno de juego, pero cuando fallamos nos comen porque, como he dicho antes, somos los últimos y nuestro fallo es más notable que el de otro jugador de campo.

¿De qué manera podrías explicar cómo se siente un portero de fútbol cuando su equipo marca?

Los porteros siempre estamos solos, apartados. Tanto en los entrenamientos, ya que nuestro trabajo es específico y distinto al de los jugadores, como en el terreno de juego porque estamos en la otra punta del campo. Yo, como el resto de los porteros, celebro los goles solo, y en ese momento siento que tanto yo como mis compañeros nos hemos quitado un peso de encima. A todo eso hay que añadirle alegría, ya que el gol es la esencia del fútbol, a pesar de que mi función como portero sea evitarlo.

Has pasado por equipos como Real Murcia CF o Elche CF, ¿cómo ha sido tu experiencia en ambos clubes?

En el Real Murcia CF tuve una experiencia dura. Llegué al equipo de mi ciudad natal con mucha ilusión pero, por desgracia, a final de la pretemporada tuve una lesión que no me permitió entrenar durante dos meses. Al recuperarme, entrené muy duro, incluso con un preparador personal aparte del trabajo con el grupo, para poder llegar al ritmo del equipo. Por decisiones técnicas, no tuve la oportunidad de optar a muchos minutos, pero en ningún momento me planteé rendirme y continué trabajando cada día al máximo.

IMG-20141211-WA0009He de decir que, a pesar de ser campeones de la liga Cadete Autonómica, fue un año muy duro para mí. Al mismo tiempo, fue un año que me hizo madurar y ser fuerte mentalmente para poder afrontar cualquier tipo de situación. En el caso del Elche CF, he vivido momentos inolvidables que me han hecho mejorar tanto en el ámbito personal, como en el futbolístico.

Siempre agradeceré a este club las oportunidades que me ha dado y que si no fuera por ellos, no estaría aquí. He de agradecer a los entrenadores que he tenido en este club todo lo que me han enseñado y me han hecho mejorar, sobre todo a los entrenadores de porteros.

La pasada temporada estuviste en el Juvenil B del club ilicitano, ¿por qué decidiste venir al Hércules CF?

El año pasado comencé como guardameta del equipo C, que era lo normal para un portero de primer año. Pero a mitad de temporada me subieron al Juvenil B de Liga Nacional. Era un momento complicado, ya que el equipo se encontraba en puestos de descenso. Sin embargo, gracias al trabajo de todo el grupo conseguimos el objetivo de mantener la categoría. Acabé la temporada muy feliz y con ilusión para comenzar la siguiente. Durante la pretemporada ocurrieron muchas cosas raras y yo me encontré en una situación en la que no me sentía a gusto. Recibí la llamada del Hércules CF para entrenar con el División de Honor y pensé que sería una gran oportunidad para mí al ser juvenil de segundo año.

¿Cómo ha sido tu regreso al Hércules CF, club en el que estuviste en Infantil Autonómico?

Desde el primer día se me ha tratado bastante bien. He tenido la suerte de volver a competir con compañeros con los que ya estuve en la temporada de Infantil Autonómico y con otros compañeros de clubes ajenos al Hércules CF. También he de decir que tengo compañeros que no conocía y que me han tratado genial, desde el primer momento.

¿Cómo está siendo esta temporada en División de Honor?

Este año está siendo complejo. División de Honor es una categoría en la que no puedes relajarte en ningún momento. Todos los rivales son grandes equipos. Por tanto, cada partido es una final. Hemos tenido muchos fallos y hemos regalado algunos partidos. No obstante, pienso que, tácticamente, somos uno de los equipos con más calidad de la categoría. Pero debemos permanecer unidos y luchar por el compañero que tenemos al lado, en vez ser egoístas, para sacar esto adelante.

Hace un par de semanas destituyeron a Eusebio Aguirre como entrenador, ¿qué tal está yendo con el nuevo técnico, Jorge Olivares?

He de agradecer a Eusebio todo lo que ha hecho por mí, ya que me dio la oportunidad de estar en este equipo y debutar en División de Honor. Jorge es un entrenador que transmite seguridad, ya que tiene las ideas claras y sabe lo que quiere para el equipo. Es una persona capaz de detectar los fallos que tiene el equipo y corregirlos. Es normal que nos cueste adaptarnos a este cambio, pero creo que tendremos éxito si seguimos sus pasos y nos mantenemos unidos como una familia, más que como un simple grupo.

¿Cuáles crees que están siendo los puntos débiles del equipo para que esté a un punto del descenso?

Creo que nuestros puntos débiles son, principalmente, la falta de comunicación entre nosotros en el terreno de juego y la falta de concentración en momentos puntuales, sobre todo, a balón parado.

¿Este barco puede salvarse?

Por supuesto. Vamos a poner todo nuestro empeño para mantener la categoría. Esta situación no es nueva, en mi caso, y todos queremos que el Juvenil A se mantenga en la categoría en la que se merece estar, que es División de Honor.

Personalmente, ¿qué objetivos te has marcado para esta temporada?

Tengo una serie de ideas u objetivos, a largo plazo, como sería el de mantener la categoría o poder tener la oportunidad de entrenar con el primer equipo. Sin embargo, mi filosofía es la de ir partido a partido, entrenamiento a entrenamiento. Mi objetivo, ahora mismo, es ganarme la titularidad este fin de semana y obtener la victoria frente al Villarreal.